Av. Rivadavia 2625 4º

Buenos Aires, CP 1034
info@espaciopiedras.com
+54 (11) 206 59844

Adrián Unger
El círculo se desgarra a sí mismo
Inauguración: 03 de Diciembre de 2016

Acerca de los árboles

Du aber bist der Baum - Pero tú eres el árbol (Rilke)

La paradoja de Russell o paradoja del barbero
Supongamos los casos de conjuntos que son miembros de sí mismos. Un ejemplo descrito es el que supone un conjunto que consta de "ideas abstractas". Dicho conjunto es miembro de sí mismo porque el propio conjunto es una idea abstracta. Otro ejemplo sería una bolsa con bolsas dentro. Por otro lado un conjunto que consta de "libros" no es miembro de sí mismo porque el conjunto en sí no es un libro. Russell preguntaba (en carta escrita a Frege en 1902), si el conjunto de los conjuntos que no forman parte de sí mismos (es decir, aquel conjunto que engloba a todos aquellos conjuntos que no están incluidos en sí mismos, como el de "libros" en el ejemplo anterior) forma parte de sí mismo. La paradoja consiste en que si no forma parte de sí mismo, pertenece al tipo de conjuntos que no forman parte de sí mismos y por lo tanto forma parte de sí mismo. Es decir, formará parte de sí mismo sólo si no forma parte de sí mismo.

Hay unas pequeñas placas que son trozos/ partes/ piezas de cortezas en resina.
A primera vista estas pequeñas constelaciones marrones se presentan como mapas, como geografías; pero si uno se acerca reconoce la corteza.
Pienso en esa idea de que cada célula es y contiene todo el organismo que integra en su información: cada célula del árbol es ya el árbol entero, contiene en sí toda su información. Pienso que esos archipiélagos de cortezas podrían ser eso, archipiélagos. Es solo una cuestión de perspectiva. ¿De tamaño?

La edad del árbol se cuenta en sus aros, al hacer un corte transversal, y ese último aro, el más anciano, revienta la corteza hacia fuera.

Adrián desarticula el árbol en sus elementos, un árbol fósil.
Recolecta, encuentra, observa.

Otra paradoja es también que levante restos de árboles de la ciudad.

Las resinas son producidas por el árbol para la cicatrización de heridas.

Cada cosa es todas las cosas.

La corteza, para quien la observa de afuera, da la idea de escudo de protección. Y sin embargo, es la última capa de vida, la más antigua, la que se desprende, la que ya no tiene más nada que hacer. ¿O es, entonces, la más poderosa y la más prescindible a la vez?

Estados de eso que acaba siendo madera; el concepto de estado en sí mismo también alberga esta paradoja: es algo transitorio, pero hasta que transite es estático. Árbol, entonces, en algunos de sus estados post mortem. Estados madera. Madera que a su vez puede generar nueva vida, por ejemplo, por combustión.

Romina Paula, 2016