Liv Schulman
Los accidentes laborales
Texto: Constanza Giuliani

08/02 - 17/03/2018

La sala está transformada en un terreno escénico. Una topografía sinuosa donde ponerse cómodos para sentarnos a ver. Bienvenidos a L’ Obstruction, Que faire? y Assemblée Générale.

Vemos que, entre dos macizas piernas de un David, un hombre se contornea y transpira tartamudeando un discurso. Y que, un grupo de guionistas de TV averiados, repasan conceptos mientras interactúan con “pedazos de cosas” que se extreman a medida que los capítulos de la miniserie avanzan.
En otro video, los eternos asambleístas de una fábrica abandonada de globos, padecen el intercambio de ideas, “enyesados’’ con cartones y cintas como maquetas o prototipos.

Las imágenes y la narrativa interpelan esos cuerpos, y también nuestro cuerpo.
Vamos y venimos entre la extrañeza, la ansiedad y la identificación. Y éstos sentimientos parecen darle a nuestro cuerpo otra forma. Me siento una espectadora cubo, me siento abstraída, geometrizada: rodillas trianguladas, espalda arqueada, las manos como bolitas.

También imagino éste espacio como un páramo mental desde donde uno se asoma a tele-ventanas.
Lo que vemos por las tele-ventanas son personajes discurriendo o construyendo y deconstruyendo sentido. Sin parar, una y otra vez.
Una lucha ensimismada por encauzar un deseo y encontrar una paz de lo bien resuelto, de lo bien hecho. Una batalla que parece perdida.

Trabajar con lo que queda de las entrañas para articular algo más. Algo más real, más valeroso.
¿Qué hacer cuando lo último que nos queda es ese pedazo de yo ultra maquillado?
¿Qué hacer cuando un sistema que te exprime por adentro ya te secó?
¿Qué hacer si la energía disponible está tan usada, tan usada, que parece aire viciado en una oficina eterna?

La energía disponible se transforma en energía útil y el resto es energía de menor calidad.
La energía se degrada, es decir, pierde calidad. Como en cualquier proceso, una parte del material se aprovecha y otro se desecha.

Para los videos se ha centrado a los actores en esa encrucijada, una encrucijada entrópica.
Avísenme si hay una construcción más compleja que la que resopla el lenguaje de un cuerpo en
una mente desgastada.
Los actores son marionetas verborrágicas ensimismadas, últimas, finísimas o frágiles que prefieren el ridículo al fracaso y orbitan eternamente el sinsentido.

Y, aunque no hay lamento, la sordidez del relato es irremediable y ubicua. Y cuando nos arrebata ese sentimiento, nada mejor que correrse de eje y mirar una burbuja, seguirla y ver cuánto dura.
Degustar sutilmente la idea de lo finito y lo efímero como un suero que hidrata el nihilismo.

Mensaje en el teléfono:

< “Boluda, me picó, me picó la araña de rincóooooon
me atravesó un aguijonazo
me duele más que la mierda
Loco que dolooooooor, me voy a morir!
Ya lo googlié.” > < Emoji Calavera >

Otro Mensaje:

< Me voy a morir y no tengo nada. Me voy a morir y no alcancé a tener lo que quería.
Me estoy acá muriendo y pensando en lo que no tengo. >

Otros:

< Vine al médico y me pusieron suero, el mensaje anterior es desesperado. Dramático y superficial… así soy yo. >< Emoji Alien >

< Ahora que voy a sobrevivir me voy a dedicar a trabajar como una idiota, porque no quiero morirme sin tener un día algo. ¿Acaso hay razonamiento más estúpido que este? Te juro, te juro que me siento así. No se lo cuentes a nadie. Plis. > < Emoji Mono que se tapa la cara >

< Podría usar el hueco del tobillo que me dejó la araña para seducir a algún chongo en ojalá una playa de Brasil tomando una cerveza. >

< Le contaré una historia bien adornada del suceso, después de que trabaje mucho con horas extras y todo y me haya pagado un gimnasio (para estar bomba en la playa) y el pasaje y el hotel. >

< Le voy a explicar al chongo como fue el ataque con una verdad adornada, le diré: “Metí la pata entre unas cajas mientras investigaba unos archivos en una biblioteca abandonada”. >
< O si no: “Un accidente laboral, mientras trabaja muchísimo”. >

< No sé. Tal vez sea la forma más aburrida de levantarme a alguien. >

< Tal vez el hueco le entretenga más a algún bebe un día cuando sea vieja. Sin historia de por medio meterá su dedecillo por ese hueco en un segundo curioso. >

< ¿O tal vez me levanto a un chongo con bb? ¡Ay no qué horror! >

< Pero mentira, metí la pata en su tela. He destrozado su trabajo de días (que para ella son meses o siglos, no sé). >

< Ya sé que te reís, te reís muy por debajo de tu gruesa capa de piel. Qué sórdido ése humor, qué atrevido. > < Emoji Alien >

< Sobre todo cuando miro la herida que dejó la araña, que es violácea negra, que significa necrosis. ¡Boluda!
¡¡¡NECROSIS!!!
La muerte patológica de un millón de células. Un centímetro más abajo de mi tobillo. >

< Mientras me comía el dolor, aluciné, un poco que me fui de mambo y casi me desmayo.
La araña trabajólica me picó en su puto recreo de oficina. Mientras se fumaba un pucho me picó. ¿Podés creer? >
< JAJAJA >

< En la alucinación me sentía gigante y me acosté en un terreno sinuoso, me sentía gigante gigante: el terreno sinuoso era una cadena montañosa. >

< Apoyé bien el culo en el Aconcagua y la punta de su pico apenas me pinchaba. Puse la pata en otra montaña y contemplé un rato la picadura, que se iba poniendo roja fucsia violeta.
Por suerte corté un poco el efecto con un pedazo de nieve eterna. Chau nieve eterna. >

< Y así me fui al hospital. Gigante. Ablandada. Fatal. Destructora. Una mostra, porque alucino con un mundo chiquito en el que yo dicto las reglas >

< Siento que parloteo. Esta historia me está destrozando, transpiro y las gotas de sudor que ruedan por mi cara entran en mi boca por las comisuras.>

< Ya ni sé qué te cuento, ni sé... Dejá de clavarme el visto y atendéeeee, estás en esa oficina de mierda o ya saliste? >
< Mientras me ponen suero y el antídoto y me explican cosas y me pregunto por qué-la-vida-es-tan-cruel, sigo pensando en la Necrosis. >

< Cómo se pudre todo, ¿no? Y cómo se las arreglan algunas células y el deseo para sobrevivir. El deseo biológico de la araña para sobrevivir y seguir trabajando, mi deseo patológico de tener alguna cosa que me redefina por el trabajo. >
< LPM >

< No te digo una casa. Una licuadora. Te digo un no sé, un sentimiento de utilidad. Un respaldo de los colegas, un orgullo o una paz. >

< ¡Bueno, perdón! Estoy Reeee AH RE. Sigo exprimiendo esta piedra. Te escribo después. >