Av. Rivadavia 2625 4º

Buenos Aires, CP 1034
info@espaciopiedras.com
+54 (11) 206 59844

La Rural. Predio Ferial de Buenos Aires
Pabellón 8. Avenida Sarmiento 2704, CABA

13 al 16 de octubre de 2016
Horario: 02 a 09 pm

http://www.buenosairesphoto.com/

Solo Project: Mauro Guzmán
La Guzmania, 2014-2016

La Guzmania es un proyecto que trabaja sobre una iconografía quimérica de la exageración, encarnando una sensibilidad trash desde la dimensión estético-política de la metamorfosis.
Nace de una investigación surgida en España, a partir de que Guzmán descubre en un supermercado chino una planta hermafrodita, perteneciente a la familia de las bromeliáceas, originaria de Sudamérica y de las Antillas. Aprovechando su fisonomía y su nombre genérico, otorgado en honor de otro Guzmán —el español Anastasio Guzmán, farmacéutico y coleccionista de objetos de historia natural nacido en el siglo XVIII–, el artista concibe una suerte de argumento narrativo, que oficia como punto de partida de una serie de videos, fotografías y objetos.
Las Guzmanias mueren después de florecer en verano, pero eso no impide que pueda crecer un nuevo germen desde las puntas que brotan cuando la planta madre perece. En las piezas de este work in progress, el relato se desarrolla en torno al devenir reproductivo de esta planta. En los diferentes videos ésta atraviesa situaciones límite llegando incluso, después de muerta, a transformarse en ikebana.
Es el propio artista el que se trasviste y se vuelve intérprete de cada una de las Guzmanias. Presentadas como musas drag excéntricas y surreales, éstas yacen en naturalezas tropicales exóticas, hechas de frutas, telas, bolsas y objetos selectos de feria. En los sucesivos episodios son secuestradas, víctimas del amor obsceno y de la obsesión antropofágica de un jeque que las recluirá en su harén, o bien son seducidas y drogadas por un brujo, guardián de hongos alucinógenos, también personificado por Guzmán.
En el plano de la fotografía y del objeto, este proyecto oscila entre el retrato pop y un paisaje barroco litoraleño próximo al realismo mágico de antaño. En este sentido, es la imagen fotográfica la que acentúa el interés por cristalizar la contienda que representa en sí misma la figura de la Guzmania: la lucha entre salvajismo y ornamentación. Una tensión que encauza imágenes anacrónicas, de un travestismo místico y fantástico y de un pintoresquismo fauve.
En la esfera videográfica, estas producciones recuperan el impulso frenético del proyecto Linda Bler. Artista poseída (2006-2009) sorteando cualquier suceso normalizador. Precisamente, este es el rasgo que sigue alentando la sujeción del autor de estas películas delirantes, performáticamente a lo irracional amoral e identitariamente a lo inclasificable.

Nancy Rojas / Curadora y ensayista